https://twitter.com/Mogotebike

6 sept. 2011

SUDANDO EN LA TRANSPIRENAICA

TERCERA CRONICA (PREVIA A LA CERVECITA DEL VIERNES 9 SEPT 2011 A LAS 20,30H )


Muy buenas de nuevo Sres…, soy Diego, 
Esta crónica llega un poco tarde pero necesitaba escribirla. Llegué a Hondarribia e Irún (localidades donde finaliza la Transpirenaica) el domingo por la tarde a eso de las 18,00h., y como no podía ser de otra manera, me bañé en el Atlántico, tal como 16 días antes lo hiciese en el Mediterráneo.
Afortunadamente las últimas 5 etapas las hice en compañía de dos catalanes (Alex y Francesc), dos bellísimas personas a las que ya les tengo mucho aprecio, que contaban con la inestimable ayuda de un GPS, artilugio imprescindible en el Pirineo Navarro: En esta Comunidad Autónoma la cantidad de carriles que se han hecho en los últimos años convertía la guía que llevaba en inútil y banal, hasta el punto de despistarnos varias veces al día, pero ya sabéis que con esta tecnología se retoma el camino rápidamente. 
La vuelta de nuevo a Algodonales requirió el transporte y trasbordo de 4 autobuses y unas 20 h. “pringao”, con lo que llegué el martes y desde entonces duermo las siestas más largas que jamás haya experimentado, aunque ya estoy consiguiendo acortarlas. 
El BALANCE en pocas palabras que intentaré expresaros sobre semejante experiencia es que a pesar del agotamiento, averías, repetidos chaparrones con los que no puedes sentir ni un solo centímetro cuadrado de tu cuerpo seco, almuerzos a las 17,00h., relajantes musculares para poder conciliar el sueño de noche, los desagradables efectos que las alturas provocan sobre la cabeza y musculación…, aun así, hoy por hoy ya echo de menos aquellos valles y montañas…, que el solo hecho de conectar la cámara para seleccionar las fotos me emociona sobremanera…, que ya se me hacen eternos los 10 u 11 meses que aún debo esperar para poder volver…

Antes de pasar al anecdotario os recuerdo que es muy probable que el próximo viernes 9 de septiembre a eso de las 20,30h. nos tomemos unas cervecitas en mi casa y proyectemos unas cuantas fotos. Os lo confirmo en breve.



ANECDOTARIO.
TÍTULO: “ ¡Qué busca este vasco aquí…!”

…Yo que con tango orgullo quise pasear en los Pirineos los colores de la bandera de mi pueblo, yo que reservé mi nuevo culote y maillot para lucirlos por estos lares, yo que inocentemente me dejé llevar por una guía cuya edición más reciente data del 2005 y que me condujo, sin previo aviso, a lugares insospechados… nunca imaginé que la fuga era la única alternativa posible…
Los que ya llevamos unos añitos en esto del ciclismo con alforjas donde la media diaria de pedaleo, (y digo diaria, que es muy diferente a cogerla 3 veces a la semana), sabemos que todo el glucógeno que asimilamos con nuestras comidas el cuerpo lo dedica a la musculación y parece olvidarse temporalmente de que es justo lo que necesita el cerebro, con lo que podéis deducir que el pensamiento y la reflexión se ralentiza drásticamente…y si a ello le añadimos que acababa de bajar un Puerto de unos 2.100m… como que te cuesta bastante más pensar. Pero aquél día fue algo automático, rápido y muy intuitivo. Las pocas neuronas aún semi-activas que me quedaban relacionaron diferentes hechos que me dictaban de que allí había que salir rápido… paso a relataros lo acontecido.
La primera pista surgió cuando el día anterior al parar en una zona recreativa y al pedir un bocadillo me dijo el camarero la variedad que tenía: De chorizo, de queso, de salchichón… ahhhh! Y también lo tenemos de “tortilla donosti”… Te lo digo porque como veo que eres vasco por los colores de tu maillot… (me dijo el trabajador de la hostelería sin aún apreciar mi castizo acento andaluz). Creo que te equivocas, le contesté. Ahhh…!!! Pues perdona pero los colores de tu vestimenta no pueden ser más acordes a la “ikurriña”...; Pues si… así de perplejo me quedé yo también, tal como os cuento.
Bueno yo a esto no le di más importancia hasta que al día siguiente y casi al final de la etapa, después de unos 70 Km a las espaldas, la zona en que me adentraba no coincidía con lo indicado por los mapas. A unos 8 km de dar por terminada mi jornada desemboqué en el rebaje más amplio y grande que yo jamás haya visto, con una multitud de carriles serpenteantes que hacia imposible localizar el de salida, efectivamente, era una cantera de unos dos kilómetros de ancha con un laberinto de senderos que más parecían una pelea de zetas (Z) superpuestas.
Volver atrás no lo barajé como opción (ya era incapaz de pensar), así que “pa lante”… Cauteloso a sabiendas de que estaba entrando en una propiedad privada y que diferentes carteles prohibían el paso, como la trasgresión no es ajena al ciclista, ni mucho menos, exploré los primeros carriles que creí me podían llevar hasta la carretera nacional que se veía desde el punto alto en que me encontraba y a unos 3 kilómetros. Todo ello con la cautela de que los vigilantes ni los perros me detectasen.
No hubo suerte, estos primeros intentos sólo me llevaron a una especie de contenedores blindados que parecían contener los explosivos de la cantera: ¡La cosa mejoraba por momentos…! Y yo con los colores de la “ikurriña”. Deshago el camino volviendo atrás en estos pequeños tramos y observo desde las alturas que el posible camino que me puede llevar a la Nacional pasa por al lado de las casetas de los vigilantes jurado de la cantera.
Con el corazón en reposo a unas 130 pulsaciones doy el pistoletazo de salida y me tiro en esa dirección con una velocidad moderada, al principio, para que se confiasen los perros de los vigilantes y me diesen por “fácil cazado” , llegado el momento siempre cabria la posibilidad de acelerar.



Ni más ni menos…, al pasar por las casetas dos vigilantes alzaban las manos y la voz en alto. Uno no paraba de gritar y el otro se fue corriendo para uno de esos fantásticos todo-terreno de bolsillo que tanto incordian en nuestros Parques Naturales y que su nombre siempre recuerda la eterna pregunta de los patos. Acabo de ver en el wiquipedia que se escribe así: “quartz”. Arrancó rápido pero lo que éste no sospechaba es que yo pasé por allí casi a relentí.
Hace tiempo que procuro no arriesgar en las bajadas pero allí se hizo necesario, así que rememoré mis viejos tiempos al más puro estilo “tumba abierta” y colocando el trasero incluso por detrás de las alforjas decidí que “de ahí pa lante” me sobraba casi todo en la bici: Las suspensiones las desbloqueé, la dirección la tomaba con los derrapes de la rueda trasera y el freno delantero ni tocarlo. Solo el polvo dejado por la estela de mis ruedas debían ser más que suficientes para que este vigilante desistiera, pero no… “un vasco no se puede irse de rositas de una cantera”, así que tragando restos de roca me seguía desde cierta distancia aunque ganándole terreno.
Mi alegría de nuevo se truncó cuando a pocos metros de la carretera una cancela me bloqueaba el paso, ¡no problem…! bici al hombro y salto de alambrada lateral. Aún en la carretera me hubiese sermoneado pero se ve que con la prisa olvidó coger la llave… Así que con el mismo dedo con el que abreviamos los preliminares los sábados noche cuando queremos pasar “directamente al descenso”, aislándolo de los demás y perpendicular al cielo, subí los tres centímetros que mis gafas habían resbalado sobre la nariz exclamando el popular grito de guerra: “ hasta luego Lucas…!!!”
Pero advierto muy seriamente que estoy estudiando proponer en la próxima reunión del club se libere una partida presupuestaria para los ciclistas damnificados por estas persecuciones, o de lo contrario me veré obligado a bañar mi equitación en la “clara verdad de la lejía”…
No termina aquí la cosa… sabedor de que a unos 4 Km tengo el hotel recomendado en la guía y que en letras enormes así lo indica en su fachada, me comienzo a relajar. Una vez en la puerta de éste llamo al timbre y una joven chica me dice, a través del telefonillo, que me he equivocado de número y que se trata de un domicilio particular. Yo que ya me había despojado de mi casco y de mis guantes soy amonestado por los “mozos de escuadra” por circular sin casco metros más abajo: Ud perdone, le dije, acabo de quitarme el casco en las puertas de ese hotel y con el cansancio se me ha olvidado colocármelo de nuevo. Pues ahí poco ibas a descansar, me dijo en catalán, eso ya no es un hotel, con grandes esfuerzos entendí que se trataba “de una casa buena de mujeres malas” o de una “casa mala de mujeres buenas”…, según como se mire, la verdad es que nunca me aclaré con esa expresión. ¡No importa chaval hoy es tu día de suerte…!, me dijo el mozo: a unos 3 km en bajada tienes un albergue que sufrió el proceso inverso y que en la actualidad la “reconversión” lo transformó en local de hospedaje. Muchas gracias, son Uds muy amables, les dije, agradezco encarecidamente que hayáis enriquecido mi léxico catalán: Hotel es igual a Club Nocturno (en castellano)… ¡No hay nada como aprenden nuevos idiomas…!
Y de esta manera terminé ofreciendo paz a mis huesos y músculos en un albergue enorme para mi sólo en medio de la nada, que más recordaba el Hotel de “El Resplandor” y que os garantizo que nada, absolutamente nada, alteraría esa noche el merecido descanso de tan dura jornada…

UN SALUDO Y HASTA PRONTO.



DIEGO JIMENEZ 


SEGUNDA CRÓNICA DE DIEGO DESDE LA TRANSPIRENAICA:


SUDANDO EN LA TRANSPIRENAICA.

Qué tal Sres...? Aquí estamos de nuevo desde la biblioteca de SABIÑÁNIGO (HUESCA) os estoy escribiendo este correo con rapidez porque no hay manera de encontrar un ciber-cafe y a las 20,00 h. cierran.
Ante todo, Antonio y Pepe, os agradezco vuestro interés por publicar alguna foto en la página, no sabeis cuanto me gustaria, pero este ordenador no tiene entrada de la tarjeta de la cámara, asi que de nuevo va a ser imposible. No os preocupeis que ya organizaré una proyección en mi casa acampañada de unas cervecitas que sé que os gustan casi tanto como coger la bici y a la que estarán invitados todos los miembros del Club.
¿Qué contaros de nuevo...? Ayer atravesé la parte del PARQUE NATURAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO y creo que en un tramo de sólo 8Km hice como 60 ó 70 fotografías, sin duda el desfiladero más impresionante que jamás haya visto... y he visto muchos por bastantes lugares de Europa.
No sé si os dije que la única Guía publicada sobre la TRANSPIRENAICA divide el recorrido en 16 etapas, mañana me toca la número 12 y como os decía es imposible (al menos con alforjas) reducir esas etapas. Ya me noto músculos en las piernas que desconocía que los tenía, pero ni por esas... La forma física es importantísima pero no te da opción a reducir las etapas. Normalmente comienzo a pedalear a las 7,45h. y a las 15,00h. estoy reventado para iniciar otra etapa con otro desnivel de subida próximo a los 2000 m.
En el apartado de anécdotas os podría contar muchas, pero os las voy a dosificar, entre otras cosas porque no me daria tiempo ni con toda la tarde libre. A esta primera la vamos a titular BAJAS EN LA TRANSPIRENAICA:
A fecha de hoy, afortunadamente, aún no me he roto ningún hueso ni nada parecido, pero de los útiles que llevo han caido ya unos cuantos... Lo primero fueron las gafas de sol, que como os podréis imaginar son graduadas y las únicas que traigo así que no he tenido más remedio que pegarlas con cinta aislante al más puro estilo del abuelo que imita el de "cruz y raya", ese, ese...!!! el de la "saca"...
Se ha roto, asimismo parte del atril que me permite orientarme con la guía, pero puedo seguir tirando.
Se me aflojó todo el casette de piñones y no pude apretarlo bien hasta pasados unos 350Km (toda una odisea).
La cubierta delantera ha sido mordida por varias rocas de afiladas aristas y ha perdido como 4 ó 5 tacos y ya se les ve "las lonas" internas... espero llegar antes a una tienda, pero recordar que aquí hay una cada 400Km.
Pero la BAJA más importante ha sido la rueda trasera que a unos 2.250m de altura me dijo que se acabó. Se le rompieron varias coronas que sujetan las cabezas de los radios (y la rueda solo tenía 20 radios) porque son toobulet (creo que se escrite así), así que tuve que bajar el puerto de montaña a 10Km/h, con lo que tardé unas dos horas. No creáis que la progresiva degeneración de esa rueda se me escapó, simplemente no hallé una tienda de bicis en los primeros 450Km, así que todas las tardes me obligaba a retocarla.
Si antiguamente los que emigraban a Cataluña enviaban hacia Andalucia los "giros en pesetas" y hacia arriba los paquetes de chorizos y salchichon... a mi me ha tocado enviar la rueda destrozada junto con el disco que venía de regalo... pero con la diferencia de que los chorizos ahora no suben... toda una pena...

UN SALUDO SEÑORES Y HASTA PRONTO...



Diego Jimenez


Os dejo la ENTRADA de Diego, miembro del Mogotebike y veterano ciclista de Algodonales, y que está haciendo nuevos tramos de la Transpirenaica, esta vez  desde Llavorsi (LLerida) haciendo la Transpirenaica. Está ruta dice la directiva que habrá que hacerla alguna vez aunque después de Santiago de Compostela....

SUDANDO EN LA TRANSPIRENAICA:
Qué tal Señores...? Soy Diego, no penséis que me he olvidado de manteneros informados, simplemente aquí hay que hacer tela de kilometros para encontrar farmacia, internet o una simple ferreteria, evidentemente sin salirte de la ruta trazada. Hoy al fin y despues de unos 350 Km he conseguido encontrar estos servicios, entre ellos internet. ¿Qué deciros de esta travesia...? No hallo palabras... y si las encontrase solo podrían explicar mínimamente la belleza y grandeza de esta cordillera. La impresión de estar rodeado de Montañas Gigantescas que parecen querer aplastarte, donde por estrechos desfiladeros serpenteantes te abres camino llegando a superar incluso los 2200 metros "no tiene precio" para los que nos gusta este deporte. Poder disfrutar del intenso verde de los tremendos valles y bosques que te pueden llegar a rodear te hace sentir la Naturaleza en su estado puro. En resumidas cuentas... LOS PIRINEOS SON UNA POSTAL DE PRINCIPIO A FIN. Los parajes están muy bien cuidados y los dias entre semana no estáN masificados, los fines de semana los domingueros se dejan ver con sus todo-terreno. Afortunadamente por las cumbres tienen prohibido derramar su contaminación. En cuanto a las etapas sobra decir que son durísimas la mayoria de ellas. La estructura de ellas os la simplifico rápidamente: Los inicios de etapa son siempre subiendo un puerto que supera los 1800m, pero como evidentemente arriba no hay hospedaje ni poblaciones habitadas hay que bajar cada dia a los diferentes valles que son igualmente de fábula. Suelen tener un kilometraje medio de unos 70 Km y están especialmente estudiadas para que no te quedes tirado en la alta montaña, por lo que se hace difícil ampliar dichas etapas porque como os digo es un "sube y baja" y aquí pocos podrían hacer 140Km con puertos que superan en 3 ó 4 veces nuestro preciado Mogote, todo ello pensando en que además cargas con unas alforjas en las que no es recomendable echar más de 4Kgr, más el peso del transporting y de la propia alforja (unos 5,5Kgr. es lo que cargo). A esto hay que sumarle los 2 ó 3 litros de agua que es recomendable llevar. En fin... que la cosa se complica un poco. Mañana me toca subir a 2240m, así que toca levantarse a las 6 de la mañana.En cuanto al clima os puedo decir que en 2 horas puedes pasar a sentir desde frio, calor humedo y agobiante a no poder más, un chaparrón minutos despues y soleado con calor 3 Kilómetros más adelante.Bueno ya os iré informando un poco más. Por cierto, hoy me hospedo en el pueblo de LLAVORSÍ, echar un vistazo en el google que vais a alucinar. Por último voy a intentar mandar unas fotos a Pepe para que las cuelgue aquí, pero os advierto que no domino mucho este tema. UN ABRAZO A TODOS Y HASTA PRONTO.

Diego Jimenez 


Club Ciclista MogoteBike Algodonales (Cádiz) email: info@mogotebike.com

4 comentarios:

  1. Diego me llena de satisfancion y de envidia sana verte por esos maravillosos paisajes. Desde aqui darte un fuerte abrazo y animo para este gran reto que te has marcado.

    A disfrutarlo que seguro que lo estas haciendo.


    Pepe

    ResponderEliminar
  2. Joder Diego esas cronicas con dos fotitos hubiesen quedado de lujo, aunque fuesen realizadas con tu movil y las envias a mi movil en sms... Acuerdate de sacarte una fotillo por esos andurriales con la equipación del club. Y ya sabes, ¡fuerza y pedal! Nos vemos en algodonales

    ResponderEliminar
  3. Joder he leido tus cronicas y estoy flipando ,tiene que ser una experiencia dura pero a la bez muy satisfactoria .Un abrazo y duro con esas cumbres ,nos vemos.

    ResponderEliminar
  4. Javielo dice:
    Yo conozco Huesca, porque hice la mili alli. Conozco mucho toda la zona de Ordesa, selva de Oza, panticosa. Son sitios que patee y son paisajes estupendos y tambien muy duros. Espero estes disfrutando Diego de todo aquello, la experiencia es unica y creo que un privilegio vivirlo todo en primera persona.Animo y dale cadenaaa... un Saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar

(Se recuerda que los comentarios deben ir firmados con nick, mote o nombre, gracias. El e-mail de MOGOTEBIKE es info@mogotebike.com )